Mostrando entradas con la etiqueta Arquitectura mediterránea. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Arquitectura mediterránea. Mostrar todas las entradas

miércoles, 23 de marzo de 2016

ECORK HOTEL

ECORK HOTEL | JOSÉ CARLOS CRUZ


El arquitecto portugués José Carlos Cruz (Oporto, 1957), estudió en la prestigiosa FAUP. Tras finalizar su formación académica en 1986, decidió comenzar su andadura profesional, y desde entonces y hasta hoy ha desarrollado proyectos tanto de forma individual como con otros compañeros.


Uno de los proyectos desarrollado en solitario es el del Ecork Hotel. Situado muy próximo a la ciudad de Évora, se trata de un conjunto de 56 módulos dispuestos de tal forma que por momentos recuerdan al urbanismo típico de las ciudades musulmanas. La envolvente de cada uno de ellos es blanca, y contrasta con el color de la tierra y el verde de los olivos que envuelven el hotel. En el interior, los acabados son de gran calidad, cuidando hasta el más mínimo detalle (como el encuentro de los paramentos verticales con el suelo o el techo, o los cerramientos de vidrio).







Copyright FG+SG

miércoles, 9 de diciembre de 2015

CASA ROTONDA

CASA ROTONDA | CINI BOERI


La arquitecta italiana Cini Boeri (Milán, 1924), formada en el Politécnico de Milán, empezó su andadura profesional colaborando con arquitectos como Gio Ponti y Marco Zanuso. En 1963 abrió su propio estudio. Desde entonces y hasta fechas recientes ha desarrollado numerosos proyectos, la mayoría de ellos en Italia.


En el proyecto de la Casa Rotonda, ubicada en Punta Cannone (La Maddalena, Sassari), Boeri busca mimetizar la construcción con el entorno adaptándola a la pendiente sobre la que se alza. La vivienda, de cubierta plana, se desarrolla en torno  un patio central, abierto únicamente por la parte delantera para contemplar el mar, pero cerrado en el resto para protegerse de los fuertes vientos, y se divide en dos sectores: uno, el superior, que se destina como vivienda de los propietarios, y otro, el inferior, que lo hace para los invitados. La envolvente se trabaja con revestimientos típicos de la zona, y las técnicas constructivas evocan a la tradición mediterránea.






Copyright Paolo Rosselli

martes, 1 de diciembre de 2015

SILVER HOUSE

SILVER HOUSE | OLIVIER DWEK


El arquitecto belga Olivier Dwek (Bruselas, 1970) fundó su estudio en el año 2000 y desde entonces ha trabajado para compañías como Louis Vuitton o Christian Dior, además de haber desarrollado una notable actividad en el sector de las viviendas privadas.


Es precisamente en éste donde se enclava la presente vivienda, que recibe el nombre de Silver House y que es de carácter residencial. Se ubica en una isla griega de Zante, enfrentada a la isla de Cefalonia, y la casa fue concebida pensando en la contemplación de las vistas hacia dicha isla, orientando los espacios comunes y las habitaciones en esa dirección. Se trata de un proyecto en donde se aprecia la huella de la arquitectura mediterránea, pues cuenta con poca altura, un predominio del blanco y las tonalidades claras, y una notable relación entre el interior y el exterior.







Copyright Serge Anton

lunes, 6 de julio de 2015

MUSEO CAJAGRANADA

Semana de la arquitectura española

MUSEO CAJAGRANADA | ALBERTO CAMPO BAEZA


Ya citado anteriormente en Diedrica Blog, Alberto Campo Baeza es uno de los arquitectos españoles que mejor controlan la luz. Y ello se ve reflejado en muchos de sus proyectos.


Quizá uno de los que mejor ejemplifica este control de un elemento tan preciado como la luz es el Museo CajaGranada, situado justo enfrente del edificio, también obra de Campo Baeza, que alberga las oficinas centrales de CajaGranada. El conjunto en cuestión está formado por dos piezas, una vertical, esbelta, de hormigón, de porte escultórico, y con un espacio abierto en la parte central inferior que, mediante unas escaleras, da acceso a un patio inglés que precede a la pieza horizontal a la vez que deja pasar la luz. Este segundo volumen cuenta en su espacio central, el cual es abierto, con un elemento interesantísimo que por un lado bebe de las Penguin Pools y por otro de las escaleras de Miguel Ángel sitas en los Museos Vaticanos. Se trata de dos rampas entrelazadas que recorren el perímetro oblícuo que da forma al patio, sin estar pegado a éste, y que comunican los dos niveles del museo con la planta baja. El blanco, predominante tanto en las paredes como en la rampa, genera un espacio que transmite sensaciones indescriptibles, sólo imaginables cuando uno está allí.






lunes, 27 de abril de 2015

MUSEO DEL AGUA LANJARÓN

MUSEO DEL AGUA LANJARÓN | JUAN DOMINGO SANTOS


Juan Domingo Santos es un arquitecto atípico. Con un discurso firme y bien fundamentado, busca hacer pensar a la gente, a la sociedad. Colabora con el premio Pritzker Alvaro Siza, con quien recientemente ganó el concurso para diseñar el centro de recepción de visitantes de la Alhambra, y a su vez es profesor en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Granada. Su estudio se encuentra situado en la torre de una antigua fábrica de Alcohol, y desde ella, defiende su feudo hasta el punto de haber conseguido que lo declaren BIC.

El proyecto en el que se centra en este caso Diedrica Blog es el del Museo del agua de Lanjarón. El lugar, conocido por su manantial, contaba con una serie de construcciones vinculadas al agua como molinos, pero en un primer momento, Juan Domingo Santos no vio dónde ubicar su proyecto. Tras darle muchas vueltas, fijó su atención en un antiguo matadero que se encontraba al lado del camino de acceso al paraje en donde se encuentra dicho manantial. En un primer momento, las autoridades no vieron con buenos ojos que se interviniese en aquel edificio, pero el arquitecto convenció no sólo al alcalde, sino también al pueblo de Lanjarón para darle una vuelta de tuerca al lugar. Se llevó a cabo un llamamiento para que todos participasen del derribo, y cuando éste comenzó, aparecieron los restos de un antiguo molino que sirvió de base para el futuro museo. La participación de las gentes allí hizo que ese proyecto se convirtiera en parte de todos ellos, y el valor que adquirió a partir de entonces fue determinante. Tras la rehabilitación de los restos hallados y de la parte del matadero no derruida, haciendo predominar el color blanco en su envolvente, tradicional en la región y en toda la costa mediterránea, se llevó a cabo una nueva convocatoria para que los ciudadanos aportasen documentación gráfica de Lanjarón y sus alrededores. De entre el material recibido, cayó en manos del arquitecto una fotografía en la que se apreciaba una pérgola llamada la Capuchina. Ésta sirvió de inspiración para un volumen realizado en madera que presidiría el centro del conjunto. Este volumen, de planta rectangular y de considerable altura, dotado de enorme esbeltez y perfectamente integrado, estaba compuesto por toda una serie de lamas que transmiten su compacidad, y en su interior, una lámina de agua que hace referencia a la tradición del agua de la zona, diluye la materialidad.


El último punto en tratarse fue el acceso. Para el mismo, Juan Domingo Santos aprovechó la caída de unos árboles como consecuencia de un fuerte temporal ocurrido en aquel entonces (año 2008) y, tras talarlos, se dio lugar a unos tocones que confeccionarían una especie de manto que serviría como camino para acceder al museo. Un proyecto éste que se fue realizando atendiendo a los condicionantes que fueron surgiendo, resolviéndolos e integrándose no sólo con el paisaje, sino también con la cultura y la sociedad del lugar.





Copyright Fernando Alda